-NUESTRA EXTINCIÓN-

Estamos en un momento delicado de la evolución de nuestro planeta, tenemos el poder de dar el giro que impulse nuestra evolución al siguiente estado de conciencia, o el poder para terminar con la existencia de todo lo aprehendido durante 80 millones de años.No estamos seguros en el universo, a menos que aprendamos a proteger nuestro planeta de sus posibles riesgos.

Nos extinguiremos si no cambiamos nuestro enfoque de lo que es nuestra existencia y nuestro planeta en el universo… Lo que creemos ser y valer, depende de nuestra evolución y conciencia.

La codicia, la superstición, los fanatismos, la inconsciencia, la estupidez, la ignorancia, son nuestros verdaderos enemigos, y nuestros aliados son los animales y plantas. Así como es imposible que vuelva a haber dinosaurios en este planeta, la misma suerte puede tener el hombre.

La razón demanda que utilicemos la tecnología y la ciencia en beneficio de la posibilidad humana, este maravilloso accidente de la naturaleza, tiene riesgos que tenemos que desafiar para continuar y seguir nuestra posibilidad de continuar existiendo y progresando.

NADIE VENDRÁ A DARNOS LA LIBERTAD:

Esa libertad, es nuestra realidad en el cosmos, si logramos vernos dentro de la unidad del universo, sin anhelar consuelo, perdón, amor o aceptación, dejemos que la razón se exprese cuando la conciencia exista en uno mismo, cuando vivir en paz sea realidad.

Nadie con sano juicio puede desear más guerra, derramamiento de sangre, odio, destrucción, inconciencia, ignorancia, egoismo en sus diversas modalidades.

Sólo hace falta la conciencia y aprender a ser los seres que necesitamos ser para continuar en el nuevo rumbo, en la nueva conciencia, en la libertad y sabiduría de la gran verdad.

Queda poco tiempo para corregir el rumbo, pero aún tenemos la posibilidad de realizarlo, pues aún estamos al alcance de la renovación.

   
Web Hosting  

Ya sufrimos 12,000 años de egoísmo, guerra, y sufrimiento, tanto de vencedores como de vencidos.


La realidad es solo una y única…

 
   
Traducir esta página